El siguiente es el último mensaje del obispo.

 

La buena noticia es que, actualmente, estamos comenzando a ofrecer la celebración pública de la misa en algunas zonas de nuestra Diócesis. Si bien desearíamos congregarnos tan pronto como sea posible, debemos proceder con cautela, de manera congruente con las directrices formuladas por los funcionarios estatales y locales y los expertos sanitarios, en un esfuerzo por seguir protegiendo la salud y la seguridad de los feligreses, los voluntarios, el personal, el clero y todos los que prestan servicio en la Diócesis.

De cara al futuro, secciones de la Diócesis reabrirán en momentos diferentes como parte del enfoque regional del commonwealth a la fase uno de la reapertura.

En un comienzo, el gobernador Ralph Northam anunció que muchas zonas del commonwealth ingresarían el 15 de mayo a la fase uno de la reapertura. A solicitud de los funcionarios locales, el gobernador demoró la reapertura del norte de Virginia hasta al menos el 29 de mayo. Las zonas afectadas son los condados de Arlington, Fairfax, Loudon y Prince William (y esas ciudades situadas dentro de los límites) junto con la ciudad de Alexandria.

En este momento, las parroquias en el norte de Virginia no pueden celebrar misas públicas. Sin embargo, todas las parroquias en los condados del norte de Virginia tienen el permiso para ofrecer Servicios de Comunión (si bien no están obligadas a hacerlo) siempre que sea de manera congruente con los protocolos para el distanciamiento social y las directrices de salud y seguridad en vigor. Se reserva al juicio cauto de cada párroco determinar si su parroquia está en condiciones de avanzar en tal sentido. Sírvase comunicarse con su parroquia local para determinar si se ofrecerá esta liturgia.

A partir del 16 de mayo, las parroquias fuera del norte de Virginia tendrán la posibilidad, sin que sea obligatorio, de reanudar la celebración pública de la misa toda vez que el prelado de la parroquia tenga la certeza de que las misas se pueden celebrar en forma segura y de acuerdo con los protocolos diocesanos. Como tal, los feligreses fuera de la zona del norte de Virginia se deben poner en contacto con su parroquia para informarse si se celebrarán públicamente las misas. Durante este tiempo y debido a los límites de capacidad, por favor no asista a liturgias en ninguna parroquia que no sea la propia. Las parroquias seguirán transmitiendo la misa en vivo conforme sea posible.

Las pautas para la celebración de la misa en la fase uno incluyen congregaciones a no más del 50% del nivel de ocupación más bajo de la sala o la instalación, con mantenimiento del distanciamiento social adecuado y los horarios de limpieza en forma diligente. Por otra parte, se espera que todos los feligreses lleven protección facial en todo momento en el que se encuentren en el predio de la parroquia. Debido a los requisitos de distanciamiento social, no todas las parroquias estarán en condiciones de operar al 50% de la capacidad. Los prelados de parroquias fuera del norte de Virginia tienen la discreción para decidir si pueden ingresar a la fase 1 en forma segura. Por la salud de nuestros sacerdotes y a fin de permitir la limpieza minuciosa entre misas, no todas las parroquias tendrán el cronograma de misas normal.

Hasta próximo aviso, extiendo la dispensa de la obligación de asistir a misa los días domingo y los días sagrados de precepto. Insto a las personas de 65 años de edad o más, así como a las que tengan afecciones preexistentes, a que eviten las congregaciones del público general y la concurrencia a liturgias públicas.

En la determinación de los detalles sobre cómo avanzaremos, seguiré contando con el apoyo del Grupo de trabajo para la reintegración de la Diócesis de Arlington, el cual ha celebrado reuniones periódicas y está suministrando los requisitos, las recomendaciones y los recursos a las parroquias para el comienzo de la celebración de las liturgias públicas.

Los feligreses tienen a su alcance recursos importantes para ayudarlos a vivir su fe de manera segura. En consulta con nuestros prelados, confío en que estamos respondiendo de la mejor manera posible al bienestar espiritual y físico de los fieles y avanzando como corresponde con la observancia de las directivas de salud pública, federales, estatales y locales. A medida que esta situación sigue evolucionando, cada fase constituirá una oportunidad para tomar medidas en un sentido positivo con unidad y fe.

Sigamos orando por cada uno de nosotros y por los que necesitan de nuestras oraciones, en especial en este momento.

Seguiremos informando a los fieles a medida que la situación evolucione.

 

Sinceramente in Cristo,

Monseñor Michael F. Burbidge

Obispo de Arlingtón

 

La paz de Cristo,

  1. Murphy

 

P.S. Por favor, estás libre de participar en SSM este domingo como ha sido la costumbre. Sin embargo, estoy cambiando la pauta para comulgarse. Para aquellos que escuchan misa en 89.5 FM en sus autos, no se alineen para la comunión. Distribuiré a los que están en la iglesia, la plaza y el salón, y luego daré la bendición final. Después llevaré la comunión a su vehículo. Por favor, espere afuera si desea recibirlo. Esto evitará los grupos grandes.

P.P.S. El 29 de mayo, los Caballeros de Colón recolectarán alimentos no perecederos para reponer el almacén de alimentos del Proyecto Santa Lucía. Se aceptarán donaciones en el estacionamiento de Food Lion en la calle Washington en el centro de Haymarket entre las 10 a.m. y las 2 p.m. el viernes 29. Si no puede entregar su donación al estacionamiento de Food Lion el 29, puede traer cualquier donación a San Esteban del 11 al 28 de mayo. Habrá un contenedor con la etiqueta “St.Lucys” en el narthex para su donación

 

 

 

Categories: Fr. Murphy

COVID-19 Update